La Terraza Del Texu, un gran cachopo en Ribadesella

Recién inaugurado, La Terraza Del Texu te da la bienvenida a Ribadesella, Asturias, ofreciéndote uno de los mejores cachopos de la geografía nacional. Es un restaurante sidrería especializado en menú asturiano, tapas y carnes a la brasa que harán las delicias de sus clientes. Hoy te contamos lo bien que nos atendieron y lo mejor aún que comimos.

cachopo

El restaurante

En esta ocasión nos encontramos en Ribadesella, Asturias, un pueblo que merecería todo un artículo para él solo por el acervo cultural y su enclave incomparable. Es muy conocido por estar en la desembocadura del río Sella, muy famoso por el Descenso Internacional del Sella que se celebra todos los años en el mes de agosto, y también por tener cerca las cuevas de Tito Bustillo, con pinturas rupestres de miles de años de antigüedad descubiertas en 1968.

Paseando por una calle peatonal por el centro del pueblo te encuentras con La Terraza Del Texu. El restaurante tiene una pequeña terraza exterior a pie de calle y una sorprendente terraza interior pasada la sala que hará las delicias de los comensales. La sala en sí es bastante grande, no tendrás problemas para acomodarte. Barra en la entrada para tomarte unas tapas y mesas distribuidas por el resto de la planta para comer más tranquilamente.

El personal muy atento y agradable, recomendando en todo momento los platos, indicándote tamaños para que no te pases pidiendo y preocupado de que todo esté a tu gusto, desde servicios de mesa hasta el punto de la carne. La carta va directa al grano, no es muy extensa pero más que suficiente en cuanto a variedad, con un menú asturiano muy recomendable si quieres probar platos de la tierra. Además no podía faltar el clásico cachopo asturiano para quien quiera emociones fuertes :)

cachopo

La historia

Cuatro días en Asturias pueden dar mucho de sí si uno se planifica bien. Estuvimos visitando estas tierras tan verdes, tan bonitas, con los Picos de Europa como espectadores de excepción, y uno de nuestros objetivos gastronómicos en este viaje fue ir a comer un buen cachopo. Estuvimos mirando varias opciones y nos decantamos por Ribadesella, un pueblo de visita obligada por su orografía y gastronomía.

Curiosamente nuestra primera opción fue mirar en uno de los restaurantes del pueblo que tiene una estrella Michelín, pero por lo visto sólo se puede sentar uno a comer con reserva previa, así que… mala suerte. O mejor dicho buena, pues terminamos entrando en La Terraza Del Texu y salimos más que satisfechos en todos los sentidos. Os cuento:

Fuimos a comer cuatro adultos y un niño en carrito. No hubo problemas de espacio pues nos situaron en una mesa en la que el carrito no estorbaba y era accesible para nosotros. Nada más acomodarnos, para amenizar la espera nos pusieron unas tapas de rabo de toro que estaban deliciosas, hasta el peque probó.

cachopo

Teníamos ganas de probar especialidades típicas de la tierra asturiana, así que llevábamos bastante claro que queríamos cachopo a toda costa. El camarero nos avisó de que era bastante grande, pero aún así pedimos un par de ellos. Por otro lado pedimos secreto ibérico y un menú asturiano, compuesto por una fabada de primero y unos  escalopines regados con salsa de cabrales. Para cuatro personas, bien.

Todo estaba muy muy bueno, de esas veces que todo en la comida sale perfecto. He de decir que para mi vergüenza personal me dejé un trozo de cachopo, pequeñito, pero no lo pude terminar, ¡con lo bueno que estaba! La carne en su punto, buen jamón y queso y una cobertura nada pesada. De diez. La fabada también la probamos y esta deliciosa, así como los otros dos platos de carne. Para postre probamos dos de sus tartas caseras, una de tres chocolates y una de queso con mermelada de arándanos que resultó una gran sorpresa (positiva) para el paladar, muy lograda.

De momento tiene pocas opiniones en TripAdvisor, fruto sin duda de su reciente apertura, pero seguro que con la llegada del verano se llenará de buenas críticas.

cachopo

La receta

La tentación de poner una receta de cachopo es grande, pero como ya hablamos de ello en el artículo que hicimos sobre El Cogollo De La Descarga no queremos repetirnos demasiado.

Una de las consecuencias de este pequeño viaje a Asturias es que volvimos cargados de quesos asturianos, así que vamos a aprovechar para hablar de la elaboración de los dos tipos de queso que viajaron en la maleta: el queso de cabrales, comprado en Arenas de Cabrales, y una cuña de queso de Pría de acabado normal, no ahumado, adquirido en Cangas de Onís. Ambos son quesos procedentes de mezcla de leches de oveja, cabra y vaca. Se elaboran de la siguiente manera:

Cabrales

Se usa la leche de dos ordeños, el de por la mañana y el de la noche. Cuando la leche adquiere la temperatura adecuada se le añade el cuajo, que puede ser obtenido tanto de una forma artesanal como a partir de preparados industriales. No se usa una gran cantidad de cuajo a fin de que el proceso tenga lugar lentamente y la leche es mantenida en la cocina para que se conserve a una temperatura templada. A la mañana siguiente, cuando la cuajada se ha formado, se rompe con un cucharón y se deja reposar durante unas horas, para quitarle el suero más tarde. La pasta resultante se pasa a unos moldes cilíndricos sin prensar. Estos moldes se llenan por encima de su cabida, coronándolos con un cono de cuajada. Los moldes se mantienen sobre tablas de madera en la cocina para que el calor ayude a secar la cuajada durante varios días. Una vez sacados del molde, se sala el queso por una cara y pasados unos días por la contraria.

El proceso de maduración se lleva a cabo en las cuevas naturales que hay en los Picos de Europa. En estas cuevas, la humedad relativa es del 90% y la temperatura oscila entre 8 y 12 °C. En estas condiciones se desarrollan en el queso hongos del tipo penicillium, lo que le aporta las zonas y vetas de color azul-verdoso. Este proceso suele durar entre dos y cuatro meses, durante los cuales el artesano cambia la posición de las piezas con objeto de que sazone cada una de las caras. Durante este tiempo los quesos se cubren con hojas de arce humedecidas (ya no se hace por razones de higiene). El producto final alcanza un peso que va desde los dos a los cinco kilogramos.

cachopo

Queso de Pría

Se coge la leche de vaca pasteurizada y se le añade nata de oveja. Se coge la mezcla y se calienta hasta los 30º; a esta temperatura se le añade cuajo natural. Pasada media hora se corta el cuajo y se introduce en los moldes. Una vez introducido en los moldes se prensa durante 24 horas y se mete en salmuera. Tras este proceso se deja curar unos dos meses; el queso se ahúma con madera de roble y haya.

Este queso se puede degustar de dos formas diferentes, el acabado normal (Pría) y el que goza de mayor fama, ahumado (Ahumado de Pría). Son quesos de forma cilíndrica, el interior o pasta es semiblanda de color marfil, la corteza es de color pardo y es dura.

cachopo

Seguro que con estos magníficos quesos se os abre el apetito y también las ganas de viajar a esas maravillosas tierras asturianas.

Ficha y situación

La Terraza Del Texu, calle López Muñiz 11, 33560 Ribadesella, Asturias. Teléfono de contacto 984 28 42 19. Tiene perfil en Facebook.

The following two tabs change content below.
Llevo muchos años dedicado al pequeño comercio en Madrid, mi ciudad natal. Ahora vuelco mis esfuerzos en sacar adelante este proyecto tan ilusionante que es Restauteca, y como me encanta escribir... ¡me dejan el blog!

Últimos artículos de Fernando Díaz (ver todos)

2 comentarios en “La Terraza Del Texu, un gran cachopo en Ribadesella

  1. Pingback: Casa Mingo, del siglo XIX al siglo XXI | RESTAUTECA

  2. Pingback: ¿Qué comemos en Asturias? | Sistemas informáticos para el aprendizaje ubicuo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>